Test de calibración por el método STOMP para Potenciómetro Quarq Cinqo

Test de calibración por el método STOMP para Potenciómetro Quarq Cinqo

En este artículo vamos a mostrar de forma sencilla como verificar si tu pontenciómetro Quarq Cinqo está bien calibrado.

Para ello solo necesitaremos un peso de al menos 6-20kg (cuanto mas peso, mejor y mas preciso será el test) y un Ciclocomputador tipo Garmin 500.

El peso deberá estar pesado en gramos con la mayor precisión posible. Para este ejemplo suponemos que tenemos un peso de 7,88kg.

Colocamos el peso suspendido del eje del pedal con la biela colocada en posición horizontal. Lo mejor es colocar la biela con un nivel para asegurarnos que esta horizontal. Nos aseguramos que la bici está completamente inmóvil y tomamos el valor que nos sale en el Garmin al pulsar en “Configuración” -> “Config. Bici” -> “Bike1” -> “Potencia ANT+” -> “Calibrar”.

Quitamos el peso y volvemos a colocar la biela de forma horizontal. Volvemos a tomar el valor pero ahora sin peso.

Repetimos esta operación 3 veces de modo que tengamos 3 mediciones con peso y 3 mediciones sin peso. Calculamos la media con peso y sin peso y lo anotamos.

Supongamos que tenemos un valor de 520 sin peso y 950 con peso.

Obtenemos la diferencia de ambos. 950 – 520 = 430 unidades.

Ahora que tenemos el valor de 430 calculamos a que torque corresponde ese valor dividiendo entre 32. Este sería el torque medido por nuestro Quarq.

430/32=13,4375

Por otro lado, calculamos cual debería ser el torque hipotético real para esos 7,88kg con la siguiente fórmula.

Pasamos los kg a libras: 7,88*2,20462262=17,37lb

Con el valor de libras lo multiplicamos por el siguiente factor de conversión y por la longitud de biela:

Peso en libras: 17,37lb.

Longitud de biela: 172,5mm

Factor de conversión: 0,004448220

Torque real hipotético = Peso en libras * Longitud de biela * Factor de conversión = 17,37 * 172,5 * 0,004448220 = 13,33.

Ahora como ya sabemos lo que debería medir y tenemos lo que nos ha medido, podemos calcular la desviación o precisión que tiene el aparato.

En nuestro caso 13,4375 (medido por el Quarq) vs 13,33 (torque real) Es decir, nos mide un 0,81% de más. Algo que está dentro de los valores prometidos por el fabricante.

Hemos colocado la bici estática en un rodillo y hemos bloqueado la rueda con una caja de plástico para asegurarnos que la biela queda horizontal. El peso está suspendido exactamente del eje del pedal.

NUEVA COMPARATIVA POWERTAP vs. POWER2MAX

Hoy hemos recibido 2 entrenamientos nuevos donde se han utilizado en paralelo un POWERTAP y un POWER2MAX. La primera fila de cada gráfico es la comparativa de las potencias, y la segunda lo es de las cadencias.
 
Hemos colgado este mismo artículo dentro de nuestro foro, con el fin de poder debatir más abiertamente los pros y contras de este potenciómetro:
 
 
Primer Entrenamiento: 60′ constantes:
 
 
 
En este caso, la potencia media marcada por el Powertap es de 206W durante esa hora de entrenamiento continuo, mientras que en el caso del Power2máx es de 189W. Es una diferencia demasiado grande.
 
Si observamos la gráfica al detalle, podemos observar que se hace un “zeroing” un poco antes de comenzar la serie, y en los primeros instantes de la misma, la potencia es bastante pareja. Sin embargo, observamos cómo la línea de potencia del Power2max poco a poco va quedando por debajo de la del Powertap. En el WKO+ podemos observar que la potencia que va subiendo poco a poco es la del Powertap, mientras que la del Power2max se mantiene bastante estable a los largo de los 60′. Es difícil saber cual es el dato bueno.
 
Segundo Entrenamiento: 3×15′:
 
 
 
En este caso, los datos son bastante exactos en las 3 series, salvo quizás un poco en primer caso, donde el Power2max de nuevo se vuele a ir ligeramente por debajo del Powertap. Al contrario que en el caso anterior, aquí el que permanece estable es el Powertap, mientras que el Power2max va decreciendo en potencia.
 
En este segundo entrenamiento, el “zeroing” se realiza a los 15 minutos, y en este caso la diferencias son muy pequeñas, incluso de 0w en algún intervalo.

LA CADENCIA EN EL ANGLIRU

En esta edición de la Vuelta a España hemos podido asistir al espectáculo que supone ver el Angliru como final de etapa. Es un puerto que se ha convertido en el reto personal de muchos aficionados al ciclismo y por ello nos ha parecido interesante comentar algunos aspectos de la cadencia y el desarrollo empleado en esta ascensión.

Entre los cicloturistas es habitual tener 1 o 2 piñas disponibles como mucho para colocar en nuestra rueda trasera, esto quiere decir, que quizás tengamos un piñón de 25,27 o 28 como máximo y un plato de 39 dientes si usamos desarrollo convencional o de 34/36 si usamos compact. Este desarrollo en principio parece suficiente para ascender cualquier cosa, pero el Angliru es un puerto muy especial, e incluso con un 34×28 nos va a costar sudar la gota gorda para ascenderlo.

Haciendo números, si solo contamos la parte dura, es decir, cuando quedan 6,6km, para un ciclista que pueda mantener 4W/kg durante esa distancia, si dispone de un 34×28 (2,52m por pedalada), necesitará estar 42’ a 62rpm de media, algo que no parece descabellado en la subida de un puerto. El problema está en que para pasar el km duro al 17,5%, necesitará estar 8’ a 49rpm de media, lo cual ya es bastante incómodo y quizás nos obligue hacer alguna que otra “s”. Pasar la “Cueña Les Cabres” nos costará 35rpm e ir a 5km/h!!!! y esto es con un  34×28. Si llevamos un 39×27, algo probable en muchos ciclistas, pasaremos por esta pared a 30rpm, algo que ya pasa a ser muy muy incómodo y que nos va a obligar a retorcernos como nunca, además de tener que evitar esa pendiente haciendo zig-zag, ya que de lo contrario podemos perder el equilibrio.

Analizando lo que hicieron los profesionales, nos parece interesante ver el caso de Cobo, el cual hizo una grandísima elección a la hora de elegir desarrollo montando un  34×32 (2,21m por pedalada). Según el cronometraje y suponiéndole 69kg de peso, debió promediar 6w/kg durante toda la subida al puerto (12,6km). Tomando estos 6w/kg como la potencia aproximada para los 6,6km finales al 13%, Cobo podría haber subido a 105rpm de media si hubiera usado el máximo desarrollo. Para el km duro al 17,5%, pudo haberlo pasado a 80rpm de media, mientras que en el momento más crítico de la ascensión, al 23,5%, pudo pasarlo a 60rpm, una cadencia muy llevable para mantenerla durante unos minutos.

El ciclista aficionado no tiene acceso a los mismos medios que un ciclista profesional, pero desde luego, si nos gusta afrontar subidas de este tipo, puede ser una buena inversión, tener por ahí guardada una piña con una buena “paellera” para estas ocasiones.

A continuación, presentamos las diferentes cadencias para 3 corredores que pueden mantener 4, 5 y 6 w/kg en un tramo determinado. El color amarillo representa una cadencia baja y el rojo muy baja.

Ciclista que puede mantener 4w/kg

6,6km al 13,5%
1km al 17,5%
máxima de 23,5%
34×32
70 rpm
54
41
34×25
55
42
32
39×25
48
37
28

Ciclista que puede mantener 5w/kg

6,6km al 13%
1km al 17,5%
máxima de 23,5%
34×32
87 rpm
66
50
34×25
68
52
39
39×25
60
45
34

Ciclista que puede mantener 6w/kg

6,6km al 13,5%
1km al 17,5%
máxima de 23,5%
34×32
100 rpm
80
60
34×25
81
62
47
39×25
70
54
41

EFECTO DEL CALOR EN EL ENTRENAMIENTO CICLISTA

Ahora que estamos en fechas calurosas, dependiendo de donde vivamos, estaremos mas o menos expuestos al calor. El calor es signo de buen tiempo y por ello una motivación mas que ayuda a la práctica deportiva. Pero cuando el calor es excesivo, el rendimiento del deportista puede verse afectado o incluso puede ser perjudicial intentar mantener las mismas cargas de trabajo.
Otro factor agrabante es la humedad, ya que una humedad relativa elevada, por ejemplo por encima del 45% sumado a altas temperaturas, puede aumentar mucho la sensación de calor debido a la dificultad del organismo para expulsar el calor sobrante en un ambiente tan húmedo.
Por suerte para los ciclistas, practicamos un deporte que comúnmente se realiza a una velocidad elevada, superior a la mayoría de los deportes, y por ello nos vemos favorecidos por la velocidad del aire que choca contra nuestra piel y ayuda a la transpiración y refrigeración del cuerpo. Pero en ciertas condiciones, por ejemplo en una subida que nos haga ir a menos de 20km/h, o un tramo con aire a favor que restará esa cantidad de aire que choca contra nuestra piel, la sensación de calor puede ser también bastante agobiante, si a esto le sumamos temperaturas muy elevadas, de más de 34ºC, el rendimiento y por tanto la cantidad de trabajo que podamos realizar se verá seriamente afectada.
Es común ver como al principio del verano, en esos primeros días de calor extremo, nos cuesta muchísimo llegar a los objetivos de entrenamiento marcado o incluso tenemos que abortar una tanda de series porque vemos que llevamos un pulso muy elevado y una sensación de fatiga mayor. En un principio podría pensarse que esto es debido a una mayor deshidratación, pero esto no tiene mucho sentido ya que la pérdida de rendimiento se nota desde la primera serie cuando todavía no podemos estar deshidratados. Esto fue demostrado además en un estudio publicado en Enero de 2010 en el “Medicine & Science in Sports & Exercise”. Para el estudio se observo el rendimiento y el pulso de 8 ciclistas que realizaron ejercicios de alta intensidad después de un calentamiento de 30′. Se observó un aumento del pulso y una significativa disminución del 17% del trabajo realizado (Kj) en el test a 40ºC frente el test a 22ºC.
Ahora bien, parece ser que también hay estudios que demuestran que realizar entrenamiento aeróbico a elevadas temperaturas, si se hace de forma progresiva y propiciando la aclimatación, las adaptaciones conseguidas pueden ser superiores a realizar el mismo entrenamiento a temperaturas suaves.
En nuestra opinión, se puede entrenar perfectamente con elevadas temperaturas, pero variando las cargas de trabajo para ir aumentando poco a poco a medida que vayamos aclimatándonos a esta nueva situación. En cualquier caso, si las temperaturas se mantienen muy altas, >36ºC a la sombra, tendremos que hacernos a la idea de que la carga de trabajo no podrá ser máxima.
Por otro lado, es importante decir, que con el aumento de las temperaturas, hay que aumentar considerablemente la hidratación durante y después del entreno. Puede ser una buena práctica observar nuestro peso antes y después del entreno y así intentar identificar las pérdidas de peso corporal para luego restituir el líquido perdido.

¿SIEMPRE GANA EL QUE MAS FUERTE PEDALEA?

Siguiendo un poco el hilo de lo comentado en la anterior entrada y aprovechando que disponemos de los datos del Tour de dos ciclistas tan distintos como Juan Antonio Flecha y Chris Anker Sorensen, vamos a poner un ejemplo práctico de que no siempre la mayor potencia media se traduce en un menor tiempo.

Foto y datos obtenidos de www.trainingpeaks.com

Para ver el ejemplo, vamos a utilizar los datos de la crono de la etapa nº 20 del Tour de Francia. Se trataba de un recorrido de 42,5km con 558m de desnivel acumulado repartido en dos puertos, uno de 6,7km al 3,6% y otro de unos 4km al 5%, lo que hacía que la elección del ritmo a seguir fuera determinante para el resultado final.

Perfil de la Etapa 20

En el ejemplo que vamos a poner, ambos corredores hicieron una buena elección del ritmo, apretando por encima de su UF en subida y bajando un poco la potencia en bajada, para así aprovechar mejor el efecto agravante de ir todo el rato al mismo ritmo, como comentábamos en la anterior entrada. Aún así, Juan Antonio Flecha, a pesar de mover una mayor potencia que Sorensen, 397w frente a 334w de Sorensen, incluso un mejor ratio w/kg 5,35 frente a 5,21 de Sorensen, este segundo, obtuvo un tiempo ligeramente mejor, terminando la crono en 59:30, frente a 59:52 que empleó Flecha.
Esto demuestra, que no siempre el que pedalea mas fuerte es el que gana, en este caso pudo influir la hora de salida de cada uno y el viento que pudiera hacer, aunque en mi opinión, los dos hicieron una buena crono con una muy buena adaptación a la bici de TT, pero evidentemente, Chris es menos corpulento que Flecha, y probablemente su coeficiente de penetración en el aire sea mejor. A velocidades de 46km/h de media, el Cx del ciclista es primordial para el resultado, y a igualdad de fuerza relativa al peso, el corredor mas rápido será el que mejor Cx tenga, generalmente el mas pequeño teniendo en cuenta que se supone que ambos han entrenado específicamente esta disciplina.

¿Más Potencia = Más Velocidad?

En una entrada anterior os poníamos 2 sesiones de entrenamiento cuya única diferencia era que una estaba realizada en carretera, y la otra estaba realizada en rodillo. Vosotros teníais que adivinar porqué en una de ellas resultaba imposible llegar a los objetivos marcados.
Ahora os proponemos algo parecido.
Vamos a suponer 2 ciclistas que realizan el mismo recorrido (recorrido rompepiernas, con varias subidas y bajadas) y en las mismas condiciones ambientales. Ambos ciclistas llevan el mismo material, su peso corporal es idéntico, misma aerodinámica, etc. De hecho, para ser más exactos, la única diferencia entre ambos en cómo se enfrentan al recorrido.
El ciclista número 1 obtiene una media de potencia de 200W, y el ciclista número 2 obtiene un promedio de 210W. Partiendo del supuesto de que ambos ciclistas son idénticos, así como su material, ¿creéis posible que el segundo ciclista, aún promediando más potencia, haya obtenido menor velocidad media? ¿por qué?
Hagan jugo señores!

ALGUNOS DATOS DE LA ETAPA DEL TOURMALET

En esta ocasión vamos a analizar algunos aspectos de los datos de Chris Anker Sorensen del equipo Saxo Bank. Para ello, vamos a utilizar el fichero publicado por TrainingPeaks referente a la etapa 12ª del Tour de Francia 2011. Para muchos, la etapa “Reina” de este Tour, con las subidas a Hourquette, Tourmalet y Luz Ardiden.
Chris es un estupendo escalador, cuya misión principal en el Saxo Bank de Alberto Contador, es ayudar al gran campeón a conseguir su cuarto Tour. Sin duda, en esta etapa Chris saca a relucir esa habilidad, rodando junto a Alberto casi toda la etapa, y solo separándose del primer grupo cuando faltaban 8,1km para la meta.
El primer dato curioso es que durante las 3 horas y media primeras, solo promedió 178w, algo realmente fácil para un corredor profesional, y que es debido a que la etapa salió bastante tranquila en esta primera parte, ya que después habría terreno de sobra para crear diferencias entre los favoritos (algo que no ocurrió de forma acentuada al final). Estos 178w para 63,5 kilos, nos dan un ratio al que llegan la mayor parte de los aficionados al ciclismo que llevan un entrenamiento continuado, pero ojo, si Chris consigue obtener sólo 178w es también porque tiene una gran habilidad para rodar en pelotón, manillar con manillar, y con su rueda constantemente pegada a otras ruedas, algo que los corredores profesionales saben hacer especialmente bien. Eficiencia en carrera.
El puerto de Hourquette se subió a un ritmo elevado pero no lo suficiente para reducir excesivamente el primer grupo. Para aguantar Sorensen tuvo que promediar 334w (5.25W/kg) durante 35′.
En el Tourmalet, la cosa se puso dura realmente, hasta el punto de que alguno de los corredores que aspiraban a la general, quedaron totalmente descartados. Es el caso de Tony Martin, Petter Velits o Robert Gesink. Durante esta subida, Sorensen permaneció lo más próximo posible a Alberto y para ello, tuvo que desarrollar 5,48W/Kg, algo que ya no está al alcance de todos los corredores.
En el último puerto, Luz Ardiden, era la hora de darlo todo, y en el grupo principal se subió realmente a “fuego”. Para que Chris pudiera arropar a Alberto, durante los primeros 7′ promedió 5,95w/kg, una auténtica maravilla que sólo unos pocos elegidos pueden hacer. Después de estos primeros minutos, la subida suavizó para los de cabeza, pero Chris tuvo que soltarse después de un esfuerzo tan extenuante. Durante los últimos 8,1km promedió 5W/kg y llegó en el puesto 22º a la cima, después de haber estado trabajando durante toda la etapa. Sin duda unos datos magníficos teniendo en cuenta el ritmo que se lleva en el Tour y la dureza acumulada de la etapa.

¿POR QUÉ CANCELLARA ES TAN BUEN CONTRARELOJISTA?

Una contra-reloj es una prueba muy específica, y queda demostrado que muchos ciclistas experimentan notables mejoras cuando se centran en mejorar. Aún así, sigue sorprendiendo que un ciclista como Fabian Cancellara muestre tal supremacía en grandes eventos como etapas del Tour de Francia o Campeonatos del Mundo. Aquí van algunas de las razones (aunque no todas evidentemente):
1.- Óptima Anatomía. Los corredores “grandes” se suelen desenvolver mejor en las pruebas contra-reloj. En estas pruebas, más del 90% de la potencia empleada se utiliza en luchar contra el viento, convirtiéndose éste en el enemigo número uno. Aún así, hablamos de ciclistas que entran dentro de la calificación de “finos”, pero con volumen. Según diversos estudios, un peso de 80kg (como el de Cancellara) parece el peso óptimo, aunque nos encontramos casos de ciclistas ligeros (Contador) que también son capaces de dar auténticas exhibiciones.
2. Fisiología extraordinaria. Al igual que todos los ciclistas profesionales, Cancellara tiene una fisiología extraordinaria. Pero además, le añade una habilidad específica para este tipo de pruebas, ya que es capaz de generar muchos vatios de potencia en su umbral.
3. Posición perfecta del cuerpo. Una posición óptima del cuerpo reduce al mínimo la resistencia aerodinámica, y por lo tanto, se requieren menos vatios para rodar rápido. En realidad, la posición del cuerpo es donde se pueden hacer las mayores mejoras en la aerodinámica general. De hecho, varios estudios demuestran que la posición en la bicicleta tiene mayor importancia en cuanto a aerodinámica que unas ruedas lenticulares.
4. Equipo aerodinámico. Una buena aerodinámica incluye materiales adecuados que se han optimizado para el tamaño del cuerpo, estilo de pedaleo y posición sobre la bicicleta. No sabemos si los materiales de Cancellara son mejores que los de otros corredores profesionales, pero una cosa que sin duda importa es que optimiza continuamente su equipo de aerodinámica. Los tests en un túnel de viento son las mejores pruebas para encontrar la combinación correcta de configuración bicicleta.
5. El poder mental. Una carrera contra el reloj es un disciplina especial que algunos corredores adoran, y por el contrario otros odian. Hay que estar muy mentalizado para ser capaz de desarrolla una alta potencia durante largos periodos de tiempo.
6. Entrenamiento específico. Cancellara entrena específicamente para pruebas contra-reloj, y este entrenamiento se ha optimizado para mejorar su potencia máxima. Se requiere un gran entrenamiento de calidad y altos principios de fisiología durante años para desarrollar un motor aeróbico como el suyo.
7. “Tapering” para las grandes competiciones. En lugar de centrarse en un gran rendimiento en las carreras de una o tres semanas, es importante dar la máxima prioridad a muy pocos eventos durante toda la temporada y hacer un protocolo adecuado disminuyendo la carga para estos eventos.
8. X-Factor. La historia demuestra que algunos ciclistas son capaces de ir más deprisa que otros, y nunca seremos capaces de responder por qué.

ANALIZAMOS LAS ETAPAS DEL TOUR (8ª FLECHA SE ESCAPA)

Hoy analizamos la que ha podido ser la etapa más dura hasta el momento en este Tour. Etapa de media montaña, con un final en el que se iba ganando altura todo el tiempo, salvo algunas bajadas.
En esta etapa tenemos la suerte de tener el fichero de uno de los escapados del día, de esta forma, podremos ver la potencia necesaria para poder estar en una escapada en el Tour y estar muy cerca de la victoria.
Perfil de la 8ª Etapa.
Durante las primeras 3h 45′ que estuvo en el pelotón, promedió 241w, algo que no es excesivo teniendo en cuenta que se trata de un corredor profesional, pero en cambio, la potencia normalizada es de 301w, lo que indica que durante algunos momento tuvo que gastar más energía.
En ese pelotón, para aguantar, había que ir moviendo 300-360 (4-4,9w/kg) en las subidas, por periodos de 5-15′. No es un ritmo excesivo, pero si con el suficiente desgaste como para ir acumulando cierta fatiga. En este tipo de días, el pelotón deja hacer durante algún tiempo, controlando un poco las distancias, mientras el grupo de escapados también controla esto para no gastar demasiado. Es una vigilancia mutua, hasta que un director decide que hay que ir a por los escapados y es cuando de verdad la cosa se pone dura, y fugados y pelotón aceleran el ritmo. En este caso, la partida la ganaron los escapados, con la victoria de Rui Costa, quizás porque el pelotón aceleró demasiado tarde o nadie quiso esa responsabilidad tan pronto.
Pero lo que realmente nos interesa, son los datos de Flecha cuando atacó en la subida a la Croix Saint-Robert de 2ª categoría y lo que ocurrió a partir de es momento.
El ataque fue un latigazo de 17″ a 692w, suficiente para distanciarse del pelotón, después mantuvo un ritmo muy elevado, 429w durante 11’40” (5,8w/kg). Esto le sirvió para distanciarse del pelotón y caminar a por el grupo de fugados. Después de esta subida, una tramo con desnivel descendente de 17km pero salpicado de pequeños repechos, en los que tuvo que promediar 331w, algo que para un corredor de 73,9kg en terreno “favorable” le sirvió para aproximarse muchísimo a los escapados.
La etapa terminaba en un puerto de 3ª que consistía en 2 subidas cortas, la primera de 2,6km al 6,4% y la segunda de 1,7km al 7,5%, un final realmente duro. Durante ese primer repecho de 2,6km, Flecha fue alzancado y rebasado por Vinokurov. En este tramo, Flecha movió 495w durante 4’46” (6,7w/kg) lo que significa ir a ritmo de VO2max según el analisis de TrainingPeaks, y seguramente, habría podido mantenerlo mas tiempo, pero después de casi 4h30′ de carrera, esto le llevó hasta el límite. Una vez que fue alcanzado por Vinokurov, bajó bastante el ritmo hasta la meta.
Con estos datos, nos damos cuenta realmente de lo difícil que es estar en el Tour, y mucho más ganar una etapa. Después de 8 días de competición seguidos, ser capaz de desarrollar la energía comentada en el anterior párrafo y aún así, no ser suficiente para ganar la etapa. Eso sí, estuvo cerca. Seguro que lo vuelve a intentar! Alez Flecha!

ANALIZAMOS LAS ETAPAS DEL TOUR (6ª ETAPA)

Seguimos analizando las etapas del Tour con los datos de Juan Antonio Flecha, ofrecidos en la página de TrainingPeaks.
Hoy vamos a ver la potencia necesaria para poder acabar una etapa del Tour con un final relativamente “escabroso”. En los últimos kms había varios repechos, uno de ellos con rampas de hasta el 10%, que los corredores afrontaron a un ritmo brutal, avivado entre otros por ataques como los del mismísimo Alberto Contador.

Datos de la etapa. En negro, están marcados los datos mas significativos
Además de ser una etapa terriblemente dura, con más de 220km, muy marcada por la lluvia y el peligro constante de caida, hay 3 momentos hacia el final que son especialmente duros, y que por si solos, reventarían a casi cualquier aficionado.
El primero, en una tramo a unos 20 kms del final, donde tuvo que afrontar 16′ a 364w (4,9w/kg), después, otro intervalo con 10′ a 381w (5,15w/kg) y la subida final con 4’14” a 494w (6,68w/kg). Este último tramo, especialmente exigente en cuanto a potencia, pero sin embargo, solo le sirvió para llegar en penúltimo del grupo principal, con lo que podemos imaginarnos las brutalidades que debieron mover los primeros. También hay que decir que este final tuvo cierta exigencia, porque a pesar de ser el penúltimo del primer grupo, por detrás venían mas de 130 corredores perdiendo tiempo respecto a este grupo.

Lo realmente sorprendente de estos corredores, es que sean capaces de ir tan rápido después de llevar casi 5h de esfuerzo y habiendo acumulado ya 6 días de competición seguidos. La etapa duró 5h 13′. El TSS (Training Stress Score) fue de 296, que si bien no es el más elevado que vamos a ver, si tiene cierta dificultad de recuperación. Para hacernos una idea, nosotros hemos visto TSS de 290-300 en una salida de domingo de un aficionado en un recorrido de 5h de duración, pero esa salida le ha supuesto al corredor tener que descansar completamente el lunes y el martes no realizar demasiado esfuerzo porque acumulaba fatiga.