Colocación de las calas. Tres cuestiones fundamentales.

Recientemente, un usuario del foro abrió esta entrada acerca de la colocación de las calas en las zapatillas de ciclismo. Nos pareció muy interesante, de modo que lo publicamos en el blog y si el tema os interesa, podéis seguirlo en el hilo del foro:

Hilo en forociclista.com

Al grano primero, al final, unas cuantas divagaciones.– Buscamos el punto de articulación del primer metatarsiano y, una vez marcado en la zapatilla, situamos la cala de tal manera que su centro coincida con este punto. ERROR.

La premisa anterior sólo se da en contados casos (aquellos en que articulación del 1º metatarsiano coincide con la del 5º en una línea perpendicular al eje long. De la planta del pie). Lo más habitual es que esa 5ª art. esté más retrasada que la 1ª. Entonces ¿Dónde colocar el centro de la cala?. Pues en el centro de ambas líneas imaginarias, lugar este donde se hará más eficiente el esfuerzo a aplicar. 

En algunos casos, esta “pequeña” observación puede llevar a tener que retrasar considerablemente el emplazamiento de la cala a fin de adoptar una posición óptima de la misma. Es muy normal comprobar que mucha gente lleva sus calas, como mínimo, un cm más adelantadas de lo que le corresponde (en teoría). Y eso ¡vaya si se nota!, bueno, se nota cuando se colocan donde deberían estar y se compara.

Dos ejemplos para ilustrar esto en una sola foto. Dos pies con la art. 1º metartarsiano en el mismo punto, distinto punto de emplazamiento de la cala.

Imagen

– Quiero comprarme unas zapatillas de la marca XXXX (por cojones tienen que ser esas). Pero como tengo el pie ancho escojo medio nº más para que me resulten cómodas. ERROR (y del copón).

Medio nº puede que apenas se note “aparentemente”, máxime cuando redunda en más comodidad para nuestros pies. A la hora de colocar las calas, ¡zaca!, calas adelantadas respecto al centro ideal. Al abrochar las zapatillas (y sobre todo al hacerlo con la carraca, si tiene esta), se nota como el pie queda fijado en una posición próxima al talón, con lo que la cala, aún habiendo sido colocada correctamente (en teoría), se queda desplazada al echarse el pie hacia atrás. Siempre se harán las “marcas” pertinentes con las zapatillas apretadas.

– Quiero que mis calas me permitan pedalear con los pies lo más próximos a las bielas que sea posible, para así poder aprovechar el menor factor “Q” de estas. ERROR.

El factor “Q” de las bielas puede tener relación o NO con nuestro factor “Q”, digamos que es la anchura de nuestras caderas. Para dejarlo claro, aquel que nos va a permitir pedalear con las piernas alineadas (cadera-rodilla-tobillo) y perpendiculares al plano del pedal (nuevamente la pos. más eficiente de hacerlo). Aquellas personas con una menor anchura de caderas, podrán “aprovechar” ese menor factor “Q” de sus bielas, por el contrario, a más anchura de cadera habrá que desplazar las calas hacia el interior del eje antero-posterior de la zapatilla para que esta se separe un tanto de la biela. En algunos casos, como este mov. es muy limitado por el tipo de fijación cala-suela, se puede recurrir a intercalar unas arandelas entre pedal y biela.

– Ya tengo colocadas correctamente las calas, ahora basta alinearlas con el eje de la suela. ERROR.

Este es un error que ya se comete en menos ocasiones, pero aún se ve a menudo. Aquí basta con el ya muy visto (aparece comúnmente en las web’s de “biomecánica” ciclista) sentarse en una mesa, manos (palmas hacia abajo, dedos mirándose) debajo de los muslos próximas a las rodillas. Las piernas colgando, los pies toman entonces su posición. En muchos casos los dedos apuntan hacia fuera, menos están paralelos y menos aún miran hacia adentro. Pues no hay más que trasladar ese pequeño ángulo a la posición de nuestra cala (una vez efectuadas las maniobras arriba indicadas).

Para ser más exactos en este punto, yo uso pedales Keo (por nada en particular), dos con calas grises y una con negras. Las grises suelen ser las más comunes. Pues bien, una vez decidida cual será la angulación de las calas, si al pedalear notamos que nuestro pie hace tope ligeramente hacia un lado y todo el movimiento que permiten es hacia el otro lado, habrá que corregir su posición ligeramente. Pedaleando tendremos que poder mover la mitad de esos pocos grados de libertad que soportan, hacia ambos lados. Las calas negras (fijas, sin libertad alguna), si se ha establecido su óptima posición, es la mejor de las opciones.

– Pues final, ya he colocado óptimamente la cala en la zapatilla, ahora coloco la del otro pie exactamente como esta y ya está. ERROR.

No todo el mundo tiene ambos pies iguales, ni en tamaño, ni en anchura, ni en angulación. Forzosamente no tiene porqué ser así. Lo ideal será hacer el mismo proceso para el otro pie.

Unas cuantas divagaciones.

El pedaleo con las calas adelantadas implica una mayor participación de los músculos del pie y de la pierna a fin de estabilizar el pie y el tobillo en la posición de pedaleo. Un gasto innecesario.

Cuando pedaleamos, p. ej., en una subida fuerte, casi siempre se tiende a hacerlo con una posición del talón un poco más baja de la habitual, llegando incluso (si ya estamos un poco “tocados”) a dejarlo caer respecto a la puntera. Es normal, esos estabilizadores ya están cansados de su trabajo y, además, nos creemos que vamos mejor. Pero esta posición de pedaleo empeora la eficiencia de la fuerza aplicada, entre otras cosas, porque el centro de las calas ya no está justo encima del eje del pedal, se ha retrasado ligeramente al rotar el tobillo. Si le sumamos esto a tenerlas ligeramente adelantadas, la cosa empeora.

Cuando pedaleamos con fuerza (como en el caso anterior), el pie tiende a mantener mejor su posición sobre el pedal. Porque somos conscientes de esa fuerza y podemos seguir mentalmente la manera de aplicarla. Sin embargo, cuando usamos cadencias elevadas (sobre todo para aquellos que no estén acostumbrados a ellas) ya no lo hacemos de forma tan consciente como antes. Ahora es un movimiento mecanizado y forzado (como autómatas). Si las calas no están bien colocadas, aparecen movimientos extraños en pies, piernas, caderas y demás. 

Tengo en mente cantidad de chorradas más, pero ya me parece un rollo excesivo. La lumbalgia ha remitido, así que mañana toca bici (si la galerna de los cojones nos deja ya de una vez).

Se me olvidó antes. Para comprobar si pedalemos con las piernas alineadas, alguien que nos observe frontalmente en el rodillo puede servir, pero mejor aún si tenemos un amigo o conocido albañil. Suelen usar unos láseres para nivelar y marcar líneas. Nos viene que ni pintado, lo colocamos encima de una silla, girado para que ilumine verticalmente y que alguien centre la línea en la rodilla. Deberá pasar por cadera-rodilla tobillo. No falla. 

 
 

EFECTO DEL CALOR EN EL ENTRENAMIENTO CICLISTA

Ahora que estamos en fechas calurosas, dependiendo de donde vivamos, estaremos mas o menos expuestos al calor. El calor es signo de buen tiempo y por ello una motivación mas que ayuda a la práctica deportiva. Pero cuando el calor es excesivo, el rendimiento del deportista puede verse afectado o incluso puede ser perjudicial intentar mantener las mismas cargas de trabajo.
Otro factor agrabante es la humedad, ya que una humedad relativa elevada, por ejemplo por encima del 45% sumado a altas temperaturas, puede aumentar mucho la sensación de calor debido a la dificultad del organismo para expulsar el calor sobrante en un ambiente tan húmedo.
Por suerte para los ciclistas, practicamos un deporte que comúnmente se realiza a una velocidad elevada, superior a la mayoría de los deportes, y por ello nos vemos favorecidos por la velocidad del aire que choca contra nuestra piel y ayuda a la transpiración y refrigeración del cuerpo. Pero en ciertas condiciones, por ejemplo en una subida que nos haga ir a menos de 20km/h, o un tramo con aire a favor que restará esa cantidad de aire que choca contra nuestra piel, la sensación de calor puede ser también bastante agobiante, si a esto le sumamos temperaturas muy elevadas, de más de 34ºC, el rendimiento y por tanto la cantidad de trabajo que podamos realizar se verá seriamente afectada.
Es común ver como al principio del verano, en esos primeros días de calor extremo, nos cuesta muchísimo llegar a los objetivos de entrenamiento marcado o incluso tenemos que abortar una tanda de series porque vemos que llevamos un pulso muy elevado y una sensación de fatiga mayor. En un principio podría pensarse que esto es debido a una mayor deshidratación, pero esto no tiene mucho sentido ya que la pérdida de rendimiento se nota desde la primera serie cuando todavía no podemos estar deshidratados. Esto fue demostrado además en un estudio publicado en Enero de 2010 en el “Medicine & Science in Sports & Exercise”. Para el estudio se observo el rendimiento y el pulso de 8 ciclistas que realizaron ejercicios de alta intensidad después de un calentamiento de 30′. Se observó un aumento del pulso y una significativa disminución del 17% del trabajo realizado (Kj) en el test a 40ºC frente el test a 22ºC.
Ahora bien, parece ser que también hay estudios que demuestran que realizar entrenamiento aeróbico a elevadas temperaturas, si se hace de forma progresiva y propiciando la aclimatación, las adaptaciones conseguidas pueden ser superiores a realizar el mismo entrenamiento a temperaturas suaves.
En nuestra opinión, se puede entrenar perfectamente con elevadas temperaturas, pero variando las cargas de trabajo para ir aumentando poco a poco a medida que vayamos aclimatándonos a esta nueva situación. En cualquier caso, si las temperaturas se mantienen muy altas, >36ºC a la sombra, tendremos que hacernos a la idea de que la carga de trabajo no podrá ser máxima.
Por otro lado, es importante decir, que con el aumento de las temperaturas, hay que aumentar considerablemente la hidratación durante y después del entreno. Puede ser una buena práctica observar nuestro peso antes y después del entreno y así intentar identificar las pérdidas de peso corporal para luego restituir el líquido perdido.

¿SIEMPRE GANA EL QUE MAS FUERTE PEDALEA?

Siguiendo un poco el hilo de lo comentado en la anterior entrada y aprovechando que disponemos de los datos del Tour de dos ciclistas tan distintos como Juan Antonio Flecha y Chris Anker Sorensen, vamos a poner un ejemplo práctico de que no siempre la mayor potencia media se traduce en un menor tiempo.

Foto y datos obtenidos de www.trainingpeaks.com

Para ver el ejemplo, vamos a utilizar los datos de la crono de la etapa nº 20 del Tour de Francia. Se trataba de un recorrido de 42,5km con 558m de desnivel acumulado repartido en dos puertos, uno de 6,7km al 3,6% y otro de unos 4km al 5%, lo que hacía que la elección del ritmo a seguir fuera determinante para el resultado final.

Perfil de la Etapa 20

En el ejemplo que vamos a poner, ambos corredores hicieron una buena elección del ritmo, apretando por encima de su UF en subida y bajando un poco la potencia en bajada, para así aprovechar mejor el efecto agravante de ir todo el rato al mismo ritmo, como comentábamos en la anterior entrada. Aún así, Juan Antonio Flecha, a pesar de mover una mayor potencia que Sorensen, 397w frente a 334w de Sorensen, incluso un mejor ratio w/kg 5,35 frente a 5,21 de Sorensen, este segundo, obtuvo un tiempo ligeramente mejor, terminando la crono en 59:30, frente a 59:52 que empleó Flecha.
Esto demuestra, que no siempre el que pedalea mas fuerte es el que gana, en este caso pudo influir la hora de salida de cada uno y el viento que pudiera hacer, aunque en mi opinión, los dos hicieron una buena crono con una muy buena adaptación a la bici de TT, pero evidentemente, Chris es menos corpulento que Flecha, y probablemente su coeficiente de penetración en el aire sea mejor. A velocidades de 46km/h de media, el Cx del ciclista es primordial para el resultado, y a igualdad de fuerza relativa al peso, el corredor mas rápido será el que mejor Cx tenga, generalmente el mas pequeño teniendo en cuenta que se supone que ambos han entrenado específicamente esta disciplina.

¿POR QUÉ CANCELLARA ES TAN BUEN CONTRARELOJISTA?

Una contra-reloj es una prueba muy específica, y queda demostrado que muchos ciclistas experimentan notables mejoras cuando se centran en mejorar. Aún así, sigue sorprendiendo que un ciclista como Fabian Cancellara muestre tal supremacía en grandes eventos como etapas del Tour de Francia o Campeonatos del Mundo. Aquí van algunas de las razones (aunque no todas evidentemente):
1.- Óptima Anatomía. Los corredores “grandes” se suelen desenvolver mejor en las pruebas contra-reloj. En estas pruebas, más del 90% de la potencia empleada se utiliza en luchar contra el viento, convirtiéndose éste en el enemigo número uno. Aún así, hablamos de ciclistas que entran dentro de la calificación de “finos”, pero con volumen. Según diversos estudios, un peso de 80kg (como el de Cancellara) parece el peso óptimo, aunque nos encontramos casos de ciclistas ligeros (Contador) que también son capaces de dar auténticas exhibiciones.
2. Fisiología extraordinaria. Al igual que todos los ciclistas profesionales, Cancellara tiene una fisiología extraordinaria. Pero además, le añade una habilidad específica para este tipo de pruebas, ya que es capaz de generar muchos vatios de potencia en su umbral.
3. Posición perfecta del cuerpo. Una posición óptima del cuerpo reduce al mínimo la resistencia aerodinámica, y por lo tanto, se requieren menos vatios para rodar rápido. En realidad, la posición del cuerpo es donde se pueden hacer las mayores mejoras en la aerodinámica general. De hecho, varios estudios demuestran que la posición en la bicicleta tiene mayor importancia en cuanto a aerodinámica que unas ruedas lenticulares.
4. Equipo aerodinámico. Una buena aerodinámica incluye materiales adecuados que se han optimizado para el tamaño del cuerpo, estilo de pedaleo y posición sobre la bicicleta. No sabemos si los materiales de Cancellara son mejores que los de otros corredores profesionales, pero una cosa que sin duda importa es que optimiza continuamente su equipo de aerodinámica. Los tests en un túnel de viento son las mejores pruebas para encontrar la combinación correcta de configuración bicicleta.
5. El poder mental. Una carrera contra el reloj es un disciplina especial que algunos corredores adoran, y por el contrario otros odian. Hay que estar muy mentalizado para ser capaz de desarrolla una alta potencia durante largos periodos de tiempo.
6. Entrenamiento específico. Cancellara entrena específicamente para pruebas contra-reloj, y este entrenamiento se ha optimizado para mejorar su potencia máxima. Se requiere un gran entrenamiento de calidad y altos principios de fisiología durante años para desarrollar un motor aeróbico como el suyo.
7. “Tapering” para las grandes competiciones. En lugar de centrarse en un gran rendimiento en las carreras de una o tres semanas, es importante dar la máxima prioridad a muy pocos eventos durante toda la temporada y hacer un protocolo adecuado disminuyendo la carga para estos eventos.
8. X-Factor. La historia demuestra que algunos ciclistas son capaces de ir más deprisa que otros, y nunca seremos capaces de responder por qué.

EL MOVIMIENTO OSCILANTE DEL PIE (PROBLEMAS SIN RESOLVER )

Con esta entrada, queremos abrir un nuevo ciclo dedicado a problemas no resuletos en el ciclismo. Problemas sobre todo relacionados con biomecánica y ajustes de la bicicleta.

Tal y como comenta Andy Pruit en su libro “Complete Medical Guide for Cyclist”, el movimiento oscilante es una especie de balanceo que surge cuando el pie ejerce fuerza sobre el pedal, y ejercemos cierta fuerza en intentar estabilizar este balanceo de forma insconsciente. Teniendo en cuenta que la mayoría de la fuerza que ejercemos sobre la bicicleta, la hacemos a través de la planta del pie, es fácil pensar que esta energía perdida es considerable.

Cuanto mayor es la distancia entre la planta del pie y el eje del pedal, mayor es la pérdida de energia y por ello la mayoría de los fabricantes llevan años investigando para dar una solución óptima a este problema no resuleto. Alguno de los avances conseguidos han venido por el uso de ejes de Titatino, como en algunos modelos de Speedplay o Look, que permiten instalar un eje mas estrecho, con lo que aproximan la planta de nuestro pie a ese punto ideal de unión.

Los fabricantes de zapatillas también han puesto de su parte en este sentido, aportando suelas cada vez mas rígidas, que permiten ser lo mas finas posibles. Para ello utilizan compuesto de carbono de última generación, como es el caso de Sidi o Specialized que ha incluido carbono Fact 12 en algunos de sus modelos como el S-Works, lo que le da una rigided extrema, consiguiendo ligereza, pero sobre todo, reducir al máximo la distancia entre pie y eje del pedal.

A modo de apéndice, decir que los ciclistas que por sus ajustes biomecánicos tienen que llevar alzas en alguna zapatilla, son los que sufren esta pérdida de forma mas acusada, pero no por ello hay que quitar el alza, ya que el beneficio de reducir el movimiento oscilante, no va a compensar la pérdida de estabilidad que le aporta el alza.

Alza de 9mm para corregir dismetría de 15mm

APROXIMACIÓN A LA CADENCIA ÓPTIMA

Uno de los parámetros mas fáciles de cuantificar en el ciclismo es la cadencia. Desde hace muchos años existen dispositivos relativamente económicos para medirla y su uso está extendido a todo tipo de usuarios. Ahora bien, determinar la cadencía óptima viene siendo una de las incógnitas de ciclismo que más debate ocasionan.
En la última década, hemos visto cómo hay ciclistas que haciendo uso de una alta cadencia han conseguido cotas de rendimiento elevadas y con ello grandes éxitos deportivos. Por contra, en las décadas precedentes se solían usar desarrollos más duros y cadencias más bajas y esto nos hace pensar que quizás el objetivo común deba ser una alta cadencia en general.

La verdad es que si bien una alta cadencia (por encima de 90rpm) redunda en un gesto mecánico mas eficiente, no siginifica que sea lo más óptimo para todos los deportistas, ya que el gasto energético puede dispararse al realizar una acción que va en contra de la genética del individuo.

 

Una aproximación que comentan algunos autores para determinar la cadencia óptima es seleccíonar un tramo de unos 5′ de recorrido donde podamos repetir la prueba varias veces, con la menor influencia del aire posible. Lugares ideales podrían ser un velódromo cubierto o realizarlo sobre cicloergómetro con una ventilación óptima.
Kit velocidad-cadencia de Garmin
Se realizarían varios test de 5′ a diferentes cadencias y diferentes intensidades y se determina la relacción que guardan observando la respuesta que tiene en el deportista. En principio, salvo que se realice sobre cicloergómetro y con medición de lactato, se utilizará como medida de la fatiga del pulso cardíaco.
Con el resultado se determina la cadencia óptima del individuo y la estructuración del entrenamiento en función de este parámetro.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados

LA EFICIENCIA DEL PEDALEO

La pretemporada es uno de los mejores momentos para mejorar nuestra eficacia de pedaleo sobre la bicicleta. Cuanto más eficiente sea un ciclista, menor será su gasto energético para una determinada cantidad de trabajo.
Algunos ejercicios que pueden ayudar a tener un buen “golpe de pedal” son los siguientes:
  • Concentrarse en el uso de los isquiotibiales. Gran parte de la ineficiencia dentro del pedaleo viene como consecuencia de que nos concentramos demasiado en empujar el pedal hacia abajo, en lugar de utilizar el resto del músculo para tirar de él hacia arriba. Si nos centramos en hacer trabajar a los isquitibiales, los músculoes del glúteo y cuádriceps participarán de manera natural.
  • Los ejercicios sobre rodillo con una sóla pierna son excelentes. Sobre todo en un rodillo de tres rulos. La mayoría de ciclistas profesionales introducen este tipo de ejercicios dentro de su planificación. Muchos de ellos son capaces de llegar a pedalear con una sola pierna y ni agarrarse al manillar. Llegado a este punto, su pedaleo es perfecto.
  • Realizar rutas en zonas de arena con la bicicleta de montaña. Mantener la tracción en caminos de arena es muy complicado si no tenemos un buen golpe de pedal.
  • Revisar que tu postura en la bicicleta, así como la colocación de las calas es la correcta. Muchas veces, un pedaleo ineficaz es consecuencia de alguno de estos desajustes. Nosotros siempre recomendamos ver a un profesional de la biomecánica para solventar estos problemas.
  • Pedalear, pedalear y pedalear…En los días de recuperación activa o incluso en los días más intensos, debemos fijarnos en mantener una alta cadencia. Es recomendable realizar ejecicios en los cuales el principal objetivo sea rodar a altas cadencias, generalmente por encima de 120 rpm.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados

LA IMPORTANCIA DE LA AERODINÁMICA

Una contrarreloj de 40km es una de las mejores maneras de medir la condición física de un ciclista. Sin embargo, el ciclista más fuerte no siempre alcanza el mejor resultado. Un ciclista tiene que desarrollar potencia para vencer la resistencia de tres factores fundamentales: la gravedad, la aerdinámica (viento), y la fricción (resistencia a la rodadura).
A partir de los datos obtenidos de 3 ciclistas (Baumann, Busche y Roessingh)  que participaron en el pasado campeonato estatal de contrarreloj en el estado de Winsconsin (Estados Unidos), vamos a poder observar cómo la mayor potencia durante la prueba no equivale necesariamente al mejor resultado. Además, partimos con la ventaja de que se trata de un recorrido totalmente plano, por lo que las diferencias de peso no juegan un papel destacado.
Baumann optó por participar en la prueba sin nigún tipo de equipación aerodinámica. Corrío al puro estilo Eddy Merckx con una bicicleta de carretera, un casco de carretera y unas ruedas Bontrager Aelous 5.0 de 50mm de perfil. Su peso es de 74kg y es ligeramente más alto que lo otros dos deportistas del análisis. Obtuvo durante la prueba una potencia sorprendente de 400W (5,41W/Kg).
Busche corrió con una bicicleta de contrareloj (Trek Equinox 7), rueda lenticular trasera, y una Bontrager Aelous 9.0 de 90mm de perfil como rueda delantera. Además, vistió mono y casco de contrarreloj. Tiene un peso de 70kg y altura ligeramente inferior a Baumann. Desarrolló una potencia media de 347W (4,95W/Kg). Además, es importante señalar que a mitad de carrera tuvo un pinchazo que le obligó a perder aproximadamente 30″.
Roessingh tiene el mismo peso y altura que Busche y utilizó el mismo material que él, a excepción de la rueda delantera, donde obtó por montar una Bontrager Aeolus 6,5 de 65mm de perfil. Movió 271W (3,87W/Kg) durante los 40km de la prueba.
Al final de la contrarreloj, los tiempos de los 3 corredores fueron los siguientes:
Busche: 0:50:57
Roessingh: 0:53:33
Baumann: 0:53:47
A pesar de que Baumann desarrolló con mucho la mayor potencia durante la prueba, Busche entró con el mejor tiempo y se proclamó campeón estatal. La combinación de una alta potencia y utilización del equipo completo de contrarreloj fueron suficientes para completar el recorrido a una media de 47.1Km/h.
Mirando más allá de los tiempos, hay un dato muy esclarecedor. La diferencia de tiempo entre Roessingh y Busche fue de 2:37, lo cual puede parecer poco teniendo en cuenta que la diferencia en la potencia media es de 76W. Esto se debe a que Roessingh se acopló mejor sobre la bicicleta, con una posición más aerodinámica. Teniendo en cuenta el peso, velocidad y potencia, podemos calcular la aerodinámica (producto de su área frontal y el coeficiente de arrastre) para cada corredor. Por ejemplo, si Roessingh quisiera igualar el tiempo del ganador, le hubiera bastado con desarrollar 315W de potencia media, un 10% menos de lo que empleó Busche. Baumann en cambio tendría que haber obtenido 470W para resultar vencedor.
Este artículo viene a dar la razón a Iker Casillas y su anuncio de neumáticos:
“LA POTENCIA SIN CONTROL NO SIRVE DE NADA”
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados

Introducción a la Biomecánica

Introducción a la Biomecánica

Tradicionalmente en el ciclismo se ha dado una gran importancia al entrenamiento de la resistencia, la fuerza, y la flexibilidad en menor medida. La mejora del acondicionamiento físico es sin duda el tema sobre el que se han hecho mayores esfuerzos sobre todo en las décadas precedentes. Pero en la actualidad, con más tecnología al alcance de todos, empiezan a tomar valor factores que en épocas pasadas fueron menos importantes.
Uno de estos factores es la biomecánica, que aunque ha aumentado su auge en la última década, en realidad el uso de la misma viene existiendo desde que existen las primeras bicicletas.
Un acercamiento al concepto de biomecánica para el ciclismo podría ser “el acondicinamiento de la posicion del ciclista sobre la bicicleta”. Esto se puede conseguir de varias formas, bien estudiando las fortalezas y debilidades del deportista e intentando mejorarlas para su adecuación a la bicicleta, o bien el acondicionamiento de la bicicleta, ropa o calzado para adaptar estos medios al cuerpo del ciclista. Últimamente, este enfoque está teniendo mas auge y están surgiendo conceptos como el “bikefitting”, que alude a la adecuación de la bicicleta y calzado para el ciclista.
A continuacón, os muestro alguno de los puntos que se pueden mejorar con la biomecánica:
-Unión pie-pedal. Punto crucial porque es donde el ciclista transmite la fuerza a la bicicleta principalmente. En este punto se pueden hacer ajuste en altura, por medio de alzas para corregir una posible dismetría, cuñas laterales para levantar el interior o exterior del pie según el pie es valgo o varo, plantillas anatómicas con el fin de acondicionar el pie mejor a la zaptatilla, extensores del eje del pedal, pedales con o sin ángulo de movimiento de la cala, posición de la cala con el fin de conseguir el mejor alineado posible para cada pierna.
-Altura del sillín. Definiendo con ello el ángulo de trabajo de la rodilla.
-Retroceso del sillín. En conjunción con la altura del sillín sirve para ajustar el ángulo de trabajo de la rodilla.
-Longitud de la biela. Importante para ajustar el ángulo de trabajo de la rodilla y directamente dependiente de la flexibilidad del deportista así como de la longitud de sus miembros.
-Medidas del cuadro, elevación del manillar, ancho del manillar y longitud de la potencia. Con todo este conjunto de medidas se intenta conseguir una postura mas adecuada, tanto para conseguir mas fuerza, como mas comodidad y evitar lesiones.
-Otros factores que se suelen tener menos en cuenta pero que también influyen, pueden ser la ropa utilizada, ya que por ejemplo, podemos usar un culotte con una badana cuyo espesor sea mucho mayor que otra y por lo tanto estamos variando la altura del sillín hasta el punto poder ocasionar una lesión. El modelo de zapatillas o sillín…
Como podéis ver, hay un sinfín de detalles que se pueden retocar y mejorar, pero no por ello hay que obsesionarse con todo ello. Las mejoras en rendimiento no son tan espectaculares como cabría esperar en algunos casos y el riesgo de lesión puede ser elevado si hacemos retoques sin conocimiento técnico. Un buen acercamiento para ciclistas aficionados es buscar una postura en la que te sientas cómodo y no tengas molestias. Si por el contrario quieres apurar factores como la aerodinámica acoplando la postura, quizás sea una buena idea hacer uso de la biomecánica profesional antes de incurrir en posibles lesiones.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados