Colocación de las calas. Tres cuestiones fundamentales.

Recientemente, un usuario del foro abrió esta entrada acerca de la colocación de las calas en las zapatillas de ciclismo. Nos pareció muy interesante, de modo que lo publicamos en el blog y si el tema os interesa, podéis seguirlo en el hilo del foro:

Hilo en forociclista.com

Al grano primero, al final, unas cuantas divagaciones.– Buscamos el punto de articulación del primer metatarsiano y, una vez marcado en la zapatilla, situamos la cala de tal manera que su centro coincida con este punto. ERROR.

La premisa anterior sólo se da en contados casos (aquellos en que articulación del 1º metatarsiano coincide con la del 5º en una línea perpendicular al eje long. De la planta del pie). Lo más habitual es que esa 5ª art. esté más retrasada que la 1ª. Entonces ¿Dónde colocar el centro de la cala?. Pues en el centro de ambas líneas imaginarias, lugar este donde se hará más eficiente el esfuerzo a aplicar. 

En algunos casos, esta “pequeña” observación puede llevar a tener que retrasar considerablemente el emplazamiento de la cala a fin de adoptar una posición óptima de la misma. Es muy normal comprobar que mucha gente lleva sus calas, como mínimo, un cm más adelantadas de lo que le corresponde (en teoría). Y eso ¡vaya si se nota!, bueno, se nota cuando se colocan donde deberían estar y se compara.

Dos ejemplos para ilustrar esto en una sola foto. Dos pies con la art. 1º metartarsiano en el mismo punto, distinto punto de emplazamiento de la cala.

Imagen

– Quiero comprarme unas zapatillas de la marca XXXX (por cojones tienen que ser esas). Pero como tengo el pie ancho escojo medio nº más para que me resulten cómodas. ERROR (y del copón).

Medio nº puede que apenas se note “aparentemente”, máxime cuando redunda en más comodidad para nuestros pies. A la hora de colocar las calas, ¡zaca!, calas adelantadas respecto al centro ideal. Al abrochar las zapatillas (y sobre todo al hacerlo con la carraca, si tiene esta), se nota como el pie queda fijado en una posición próxima al talón, con lo que la cala, aún habiendo sido colocada correctamente (en teoría), se queda desplazada al echarse el pie hacia atrás. Siempre se harán las “marcas” pertinentes con las zapatillas apretadas.

– Quiero que mis calas me permitan pedalear con los pies lo más próximos a las bielas que sea posible, para así poder aprovechar el menor factor “Q” de estas. ERROR.

El factor “Q” de las bielas puede tener relación o NO con nuestro factor “Q”, digamos que es la anchura de nuestras caderas. Para dejarlo claro, aquel que nos va a permitir pedalear con las piernas alineadas (cadera-rodilla-tobillo) y perpendiculares al plano del pedal (nuevamente la pos. más eficiente de hacerlo). Aquellas personas con una menor anchura de caderas, podrán “aprovechar” ese menor factor “Q” de sus bielas, por el contrario, a más anchura de cadera habrá que desplazar las calas hacia el interior del eje antero-posterior de la zapatilla para que esta se separe un tanto de la biela. En algunos casos, como este mov. es muy limitado por el tipo de fijación cala-suela, se puede recurrir a intercalar unas arandelas entre pedal y biela.

– Ya tengo colocadas correctamente las calas, ahora basta alinearlas con el eje de la suela. ERROR.

Este es un error que ya se comete en menos ocasiones, pero aún se ve a menudo. Aquí basta con el ya muy visto (aparece comúnmente en las web’s de “biomecánica” ciclista) sentarse en una mesa, manos (palmas hacia abajo, dedos mirándose) debajo de los muslos próximas a las rodillas. Las piernas colgando, los pies toman entonces su posición. En muchos casos los dedos apuntan hacia fuera, menos están paralelos y menos aún miran hacia adentro. Pues no hay más que trasladar ese pequeño ángulo a la posición de nuestra cala (una vez efectuadas las maniobras arriba indicadas).

Para ser más exactos en este punto, yo uso pedales Keo (por nada en particular), dos con calas grises y una con negras. Las grises suelen ser las más comunes. Pues bien, una vez decidida cual será la angulación de las calas, si al pedalear notamos que nuestro pie hace tope ligeramente hacia un lado y todo el movimiento que permiten es hacia el otro lado, habrá que corregir su posición ligeramente. Pedaleando tendremos que poder mover la mitad de esos pocos grados de libertad que soportan, hacia ambos lados. Las calas negras (fijas, sin libertad alguna), si se ha establecido su óptima posición, es la mejor de las opciones.

– Pues final, ya he colocado óptimamente la cala en la zapatilla, ahora coloco la del otro pie exactamente como esta y ya está. ERROR.

No todo el mundo tiene ambos pies iguales, ni en tamaño, ni en anchura, ni en angulación. Forzosamente no tiene porqué ser así. Lo ideal será hacer el mismo proceso para el otro pie.

Unas cuantas divagaciones.

El pedaleo con las calas adelantadas implica una mayor participación de los músculos del pie y de la pierna a fin de estabilizar el pie y el tobillo en la posición de pedaleo. Un gasto innecesario.

Cuando pedaleamos, p. ej., en una subida fuerte, casi siempre se tiende a hacerlo con una posición del talón un poco más baja de la habitual, llegando incluso (si ya estamos un poco “tocados”) a dejarlo caer respecto a la puntera. Es normal, esos estabilizadores ya están cansados de su trabajo y, además, nos creemos que vamos mejor. Pero esta posición de pedaleo empeora la eficiencia de la fuerza aplicada, entre otras cosas, porque el centro de las calas ya no está justo encima del eje del pedal, se ha retrasado ligeramente al rotar el tobillo. Si le sumamos esto a tenerlas ligeramente adelantadas, la cosa empeora.

Cuando pedaleamos con fuerza (como en el caso anterior), el pie tiende a mantener mejor su posición sobre el pedal. Porque somos conscientes de esa fuerza y podemos seguir mentalmente la manera de aplicarla. Sin embargo, cuando usamos cadencias elevadas (sobre todo para aquellos que no estén acostumbrados a ellas) ya no lo hacemos de forma tan consciente como antes. Ahora es un movimiento mecanizado y forzado (como autómatas). Si las calas no están bien colocadas, aparecen movimientos extraños en pies, piernas, caderas y demás. 

Tengo en mente cantidad de chorradas más, pero ya me parece un rollo excesivo. La lumbalgia ha remitido, así que mañana toca bici (si la galerna de los cojones nos deja ya de una vez).

Se me olvidó antes. Para comprobar si pedalemos con las piernas alineadas, alguien que nos observe frontalmente en el rodillo puede servir, pero mejor aún si tenemos un amigo o conocido albañil. Suelen usar unos láseres para nivelar y marcar líneas. Nos viene que ni pintado, lo colocamos encima de una silla, girado para que ilumine verticalmente y que alguien centre la línea en la rodilla. Deberá pasar por cadera-rodilla tobillo. No falla. 

 
 

Test de calibración por el método STOMP para Potenciómetro Quarq Cinqo

Test de calibración por el método STOMP para Potenciómetro Quarq Cinqo

En este artículo vamos a mostrar de forma sencilla como verificar si tu pontenciómetro Quarq Cinqo está bien calibrado.

Para ello solo necesitaremos un peso de al menos 6-20kg (cuanto mas peso, mejor y mas preciso será el test) y un Ciclocomputador tipo Garmin 500.

El peso deberá estar pesado en gramos con la mayor precisión posible. Para este ejemplo suponemos que tenemos un peso de 7,88kg.

Colocamos el peso suspendido del eje del pedal con la biela colocada en posición horizontal. Lo mejor es colocar la biela con un nivel para asegurarnos que esta horizontal. Nos aseguramos que la bici está completamente inmóvil y tomamos el valor que nos sale en el Garmin al pulsar en “Configuración” -> “Config. Bici” -> “Bike1” -> “Potencia ANT+” -> “Calibrar”.

Quitamos el peso y volvemos a colocar la biela de forma horizontal. Volvemos a tomar el valor pero ahora sin peso.

Repetimos esta operación 3 veces de modo que tengamos 3 mediciones con peso y 3 mediciones sin peso. Calculamos la media con peso y sin peso y lo anotamos.

Supongamos que tenemos un valor de 520 sin peso y 950 con peso.

Obtenemos la diferencia de ambos. 950 – 520 = 430 unidades.

Ahora que tenemos el valor de 430 calculamos a que torque corresponde ese valor dividiendo entre 32. Este sería el torque medido por nuestro Quarq.

430/32=13,4375

Por otro lado, calculamos cual debería ser el torque hipotético real para esos 7,88kg con la siguiente fórmula.

Pasamos los kg a libras: 7,88*2,20462262=17,37lb

Con el valor de libras lo multiplicamos por el siguiente factor de conversión y por la longitud de biela:

Peso en libras: 17,37lb.

Longitud de biela: 172,5mm

Factor de conversión: 0,004448220

Torque real hipotético = Peso en libras * Longitud de biela * Factor de conversión = 17,37 * 172,5 * 0,004448220 = 13,33.

Ahora como ya sabemos lo que debería medir y tenemos lo que nos ha medido, podemos calcular la desviación o precisión que tiene el aparato.

En nuestro caso 13,4375 (medido por el Quarq) vs 13,33 (torque real) Es decir, nos mide un 0,81% de más. Algo que está dentro de los valores prometidos por el fabricante.

Hemos colocado la bici estática en un rodillo y hemos bloqueado la rueda con una caja de plástico para asegurarnos que la biela queda horizontal. El peso está suspendido exactamente del eje del pedal.

EL SISTEMA POWER2MAX

Cada día son más los modelos de potenciómetros que están saliendo a la venta. Todo empezó con SRM allá por los década de los 80, aunque por aquel entonces, raro era el ciclista que disponía incluso de pulsómetro. Esto me hace pensar en lo que se estará fraguando sin que nos demos cuenta.
Uno de los modelos más eficientes en cuanto a calidad/precio es el sistema Power2max, sistema análogo al SRM, aunque con un precio muy competitivo (690€ sin bielas)
Estamos probando actualmente este sistema en primera persona, y debemos concluir que es un sistema muy fiable, pero es necesario conocerlo al detalle, y tener en cuenta una serie de particularidades, siendo la más importante de todas ellas su extrema exposición a los cambios de temperatura.
Si entráis en su página Web, podréis ver que uno de los puntos que ofrecen a favor es que se autocalibra dejando de dar pedales durante un par de segundos, hecho que es cierto, pero no lo que no resalta, es que es muy sensible a los cambios de temperatura.
Hemos podido comprobar que es muy importante que antes de empezar a entrenar, el sistema se haya acoplado a la temperatura ambiental, de manera que no se produzcan medidas desvirtuadas de los datos. En nuestra experiencia, hemos podido comprobar como por ejemplo, al llevar la bici en el coche, y bajarla y ponerse a entrenar, las medidas puedes arrojar una diferencia de 40W respecto a la realidad, de manera que en la mayoría de los casos, estaremos sobreestimando nuestras fuerzas.
Para no llevarnos a equívocos y pensar que podemos llegar a ganar el Tour con un poco de entrenamiento, lo mejor es calentar durante 20’ al menos, tiempo más que suficiente para que el Power2max se haya adaptado a la temperatura. En este momento, las medidas son completamente fiables.
Hemos intercambiado varios correos con el equipo de desarrollo de Power2max y nos han confirmado nuestros datos, de manera que una diferencia de 10º de temperatura puede desvirtuar la medida en alrededor de 40W. Así a simple vista puede parecer un mundo, pero si estamos haciendo series, basta con dejarse caer durante 2 segundos antes de cada serie, y si estamos realizando una salida de fondo, rara es la vez que en algún momento no dejamos de dar pedales.

CALIBRAR EL POTENCIÓMETRO

Hemos comprobado que muchos usuarios de potenciómetro (generalmente PowerTap) están teniendo problemas con sus lecturas de datos, y están saliendo a relucir muchos conceptos como “Zero Offset”, “Auto Zero”, “Calibrar”, etc.
Para clarificar conceptos, ponemos a continuación una entrada que publicamos en otro blog hace tiempo:”Últimamente hemos venido leyendo en muchos foros de internet relativos al entrenamiento por potencia, la importancia de realizar el proceso “Zero Offset” entre el buje del Powertap (o cualquier otro medidor de potencia) y el dispositivo ANT+ (Garmin, Cervo, ect…). Este proceso consiste básicamente en sincronizar ambos dispositivos, de manera que los datos calculados por el buje del Powertap se vean reflejados fielmente en la pantalla de tu dispositivo.

Es común al principio de usar un potenciómetro cometer el error de no hacer este proceso, de manera que los datos que ves en pantalla son erróneos. Para ver si lo estás haciendo bien, basta con dejar de dar pedales y comprobar que en la pantalla te muestra 0 watios. Sin embargo, también he podido comprobar que la inmensa mayoría de la gente confunde este proceso con el hecho de que el potenciómetro esté bien calibrado. Con el “Zero Offset” sólo nos aseguramos de que nuestro aparato muestra en pantalla lo valores que está recogiendo en buje pero, ¿y si nuestro buje no está bien calibrado? En este caso, estaremos viendo en pantalla datos erróneos aunque el proceso “Zero Offset” se haya realizado correctamente. El “Auto Zero” es una funcionalidad que hace que cuando dejamos de dar pedales, se realice el “Zero Offset” de manera automática.

La única manera fiable de comprobar la exactitud de nuestro potenciómetro es aplicar el método “Stomp”, consistente en aplicar un peso sobre la biela y tomar el valor que nuestro dispositivo nos muestra por pantalla, y compararlo con el resultado de la siguiente fórmula.

En nuestro caso, aplicamos un peso sobre la biela (172,5 mm) de 13.6 kg, en el desarrollo 38×25, obteniendo por pantalla un valor de torque de 13.66 N/m. Si aplicamos nuestra fórmula con los datos utilizados obtenemos: 13,6 x 172,5 x 38/25 x 0,00385 = 13,73 valor muy cercano al valor de pantalla de 13.66 N/m. En concreto, la diferencia respecto a nuestro valor es de un 0,5% y podemos afirmar que nuestro PowerTap está bien calibrado.”
Resumiendo, nosotros sólo podemos asegurarnos de que nuestro sistema lea en pantalla los datos que el potenciómetro le envía, pero éstos en alguna ocasión pueden ser erróneos. En este caso es cuando diremos que nuestro potenciómetro está DESCALIBRADO, y la única solución es mandarlo al servicio técnico.
Nosotros recomendamos realizar una calibración por el método Stomp cada 2 meses, para asegurarnos que estamos entrenando en el rango adecuado. ¿Os habéis parado a pensar qué le pasa a tu organismo si al hacer series a 230W en realidad estás haciendo una fuerza de 260W?
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados