QUEBRANTAHUESOS – EJEMPLO DE ALIMENTACION

En alguna entrada anterior hemos hablado de la importancia de hacer una correcta alimentación para mejorar el rendimiento en una marcha. Realizar el aporte necesario de carbohidratos, sales y agua es fundamental para conseguir el mejor resultado posible en un evento determinado.
El que mas o el que menos, quiere hacer una buena marca o al menos, que el sufrimiento ese día sea lo menor posible, y para ello, puede ser una buena idea tener una estrategia de alimentación premeditada.
Si esperamos a comer y beber cuando tengamos hambre y sed, puede ser negativo, porque lo mas seguro es que lo estemos haciendo demasiado tarde.
Como ejemplo, proponemos el siguiente protocolo de alimentación para la Quebrantahuesos. Evidentemente, todo depende del deportista en concreto y de la climatología, ya que no es lo mismo beber durante una marcha con 30º de temperatura media, que a 5º. Esto solo sería una orientación para un día con temperatura agradable entre 15 y 20º. Además, cada persona tiene unas necesidades concreta y para ello no hay nada como conocerse a uno mismo.
Habría que salir con los 2 bidones de líquido llenos. Uno de ellos con una bebida de sales y carbohidratos y el otro con agua solamente. Sería conveniente llevar varias barritas energéticas y al menos un par de geles de concentrado de carbohidratos. Aunque durante toda la marcha hay avituayamiento suficiente, no siempre encontramos cosas a nuestro gusto y las barritas pueden resultar cómodas sobre todo para aquellos que no quieren parar demasiado en los avituayamientos para apurar un poco el reloj.
En el primer avituayamiento (Candanchu), con 57km recorridos, podríamos llenar el bidón de agua en caso de haber gastando demasiado (dependerá de la temperatura y el tiempo invertido). Si hacemos parada, aprovecharemos para tomar un par de barritas y alguna fruta, ya que aunque todavía no llevaremos muchos kilómetros, si será un buen momento para empezar a reponer y de esa forma ir recargando los depósitos para los próximos kilómetros. Si no hacemos la parada, podemos aprovechar los tramos mas cómodos una vez descendido el Somport, ya que durante los primeros kilómetros de bajada la carretera es demasiado sinuosa y es mejor no arriesgar.
La siguiente parada, en este caso obligatoria, será en el Col de Marie Blanque. En este avituayamiento tomaremos una barrita y algo de fruta, para aprovechar la bajada para recargar nuestros depósitos. Llenaremos los 2 bidones de agua, que a estas alturas deberíamos haber consumido casi completamente. Lo ideal sería llevar en una bolsita sales suficientes para uno de los bidones, de esa manera evitaremos ir bebiendo solamente agua. Existen unas pastillas solubles de Isostar que sirven justamente para esto y son bastante cómodas.
Si es necesario, volveremos a recargar agua en Eaux Chades en el km 133. Como la subida del Portalet es muy larga y se hace a un ritmo que permite alimetarse, sería conveniente ingerir algun gel durante la subida o alguna fruta blanda, como un platano o higos secos.
En Formigal, en la cima del Portalet, tomaremos una última barrita, que también podemos ingerir en la bajada, llenaremos los bidones y con esto, si el día no es muy caluroso, deberíamos poder llegar hasta la meta. Si nos sale un día con bastante calor, es posible que tengamos que volver a recargar en el alto de Hoz de Jaca. En este punto, si la alimentación ha sido correcta y hemos comido bien en la bajada del Portalet o arriba en Formigal, deberíamos estar suficientemente cargados como para llegar a meta, en cualquier caso, también se podría consumir un gel de carbohidratos, siempre que lo hagamos bebiendo abundante agua, ya que suelen ser bastante concentrados y tomarlo solo podría tener consecuencias adversas para nuestro rendimiento.