Entrenar con potencia: un arma de doble filo

Potencia.
Cada día es más frecuente ver por la carreteras entrenando a ciclistas que disponen de un potenciómetro para medir sus esfuerzos. A pesar de que en algunos casos su precio todavía es algo elevado, la previsión es que dichos sistemas empiezan a ser más baratos y de fácil acceso para todos los deportistas.
En un post anterior comentábamos el hecho que a través de la potencia podemos medir la cuantía de nuestro esfuerzo, y mediante la frecuencia cardíaca podíamos analizar el efecto que dicho esfuerzo ha tenido sobre nuestro organismo. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso a la hora de utilizar un potenciómetro.
Mediante un test de Umbral Funcional se determinan las zonas en las que un ciclista debe entrenar para mejorar sus cualidades físicas. Y es tremendamente importante respetar dichas zonas. Pongamos un ejemplo:
Es bastante común que los ciclistas que tienen que desarrollar un determinado trabajo lo lleven al límite. Si un deportista tiene que realizar un trabajo del tipo: 3×15′ a 210W-230W con R5′ a 120W, en el 99% de los casos te encuentras con respuestas del tipo: “Como tenía fuerzas, he hecho las series a una media de 235W”, o “Me he sentido fuerte, así que he realizado una cuarta serie de 15′”. Es estos casos en los cuales la labor de un entrenador es fundamental. Si éste hubiera querido que el deportista realizara las sesiones a 235W, o que en lugar de 3, realizara 4, así se lo habría pedido. Por un lado, exigirse demasiado con el potenciómetro implica querer superarse sesión tras sesión, y al siguiente entreno del mismo tipo, buscar la mejora de datos. El entrenador tiene que ser capaz de trasmitir la importancia del trabajo bien hecho.
NO SE TRATA DE ENTRENAR MÁS, SE TRATA DE ENTRENAR BIEN
El cuerpo humano es caprichoso, y en muchísimos casos, el estado de “burn out” (“estoy quemado”) llega sin preaviso. Sin que el deportista sea capaz de entenderlo llega un momento en el cual no sólo no avanza sino que va empeora, y en estos casos, el potenciómetro es “la máquina de la verdad”. En las mayoría de estas situaciones hay detrás un estado de sobre-motivación  De nuevo el entrenador debe ser capaz de hacer comprender que no por llegar destrozado después de un entrenamiento se va a mejorar más. Las cargas (intensidad y volumen) deben seguir fases en forma de micro-ciclos y macro-ciclos  con sus correspondientes descansos entre sesiones y semanas de descarga para generar la compensación. Ya llegará el momento de hacer las series a 235W, pero primero vamos a acostumbrar al cuerpo a hacerlas a 215W.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados

2 pensamientos en “Entrenar con potencia: un arma de doble filo

  1. Tenéis mucha razón. Esto está desanimando a muchos compradores de potenciómetros que están poniéndolos a la venta en internet porque no saben sacarle rendimiento, cuando en realidad es debido a que se han “quemado” usándolo mal.
    Yo tengo una teoría sobre las causas de este mal uso: el umbral funcional obtenido en 20 minutos de esfuerzo máximo. Este es el cáncer del trabajo con potenciómetro. Claro, si esto es el cáncer ¿cómo podremos usar el potenciómetro?
    Hace 11 años que he desarrollado con mucho éxito un sistema de entreno con potenciómetro que está próximo a su publicación. Doy aspectos del mismo en http://www.senkirol.com . Es un sistema que individualiza las cargas en los diferentes niveles de trabajo para cada deportista. Es decir, no se basa en un porcentaje de lo que hayas obtenido en un agónico esfuerzo de 20 minutos muchas veces de muy difícil ejecución, sino que son las verdaderas cargas que tú puedes mover en los diferentes niveles de trabajo.
    Además de personalizar las cargas se hace un esfuerzo superlativo por conseguir los vatios requeridos en cada momento con elevadas cadencias.
    Esto sólo se logra por medio de la modificación de la posición encima de la bici. No es posible ir alto en el sillín y desarrollar elevadas cadencias que te den elevadas potencias.
    Como veis el sistema es integral y muy complejo.
    Basándome en la prueba de esfuerzo máxima de Conconi y en las pautas de entrenamiento aprendidas durante 25 años de profesión diseño sistemas de entrenamiento personalizados basados en esos tres parámetros: Potencia, Cadencia y Posición en la bici. Si te desprendes de uno de ellos estás precipitándote a la lesión

  2. Hola Joseba, ¿a qué te refieres con esta frase?:
    “Esto sólo se logra por medio de la modificación de la posición encima de la bici. No es posible ir alto en el sillín y desarrollar elevadas cadencias que te den elevadas potencias”, ¿acaso bajar el sillin un poco permite mas cadencia y mas potencia?
    saludos!

Los comentarios están cerrados.