Introducción a la Biomecánica

Introducción a la Biomecánica

Tradicionalmente en el ciclismo se ha dado una gran importancia al entrenamiento de la resistencia, la fuerza, y la flexibilidad en menor medida. La mejora del acondicionamiento físico es sin duda el tema sobre el que se han hecho mayores esfuerzos sobre todo en las décadas precedentes. Pero en la actualidad, con más tecnología al alcance de todos, empiezan a tomar valor factores que en épocas pasadas fueron menos importantes.
Uno de estos factores es la biomecánica, que aunque ha aumentado su auge en la última década, en realidad el uso de la misma viene existiendo desde que existen las primeras bicicletas.
Un acercamiento al concepto de biomecánica para el ciclismo podría ser “el acondicinamiento de la posicion del ciclista sobre la bicicleta”. Esto se puede conseguir de varias formas, bien estudiando las fortalezas y debilidades del deportista e intentando mejorarlas para su adecuación a la bicicleta, o bien el acondicionamiento de la bicicleta, ropa o calzado para adaptar estos medios al cuerpo del ciclista. Últimamente, este enfoque está teniendo mas auge y están surgiendo conceptos como el “bikefitting”, que alude a la adecuación de la bicicleta y calzado para el ciclista.
A continuacón, os muestro alguno de los puntos que se pueden mejorar con la biomecánica:
-Unión pie-pedal. Punto crucial porque es donde el ciclista transmite la fuerza a la bicicleta principalmente. En este punto se pueden hacer ajuste en altura, por medio de alzas para corregir una posible dismetría, cuñas laterales para levantar el interior o exterior del pie según el pie es valgo o varo, plantillas anatómicas con el fin de acondicionar el pie mejor a la zaptatilla, extensores del eje del pedal, pedales con o sin ángulo de movimiento de la cala, posición de la cala con el fin de conseguir el mejor alineado posible para cada pierna.
-Altura del sillín. Definiendo con ello el ángulo de trabajo de la rodilla.
-Retroceso del sillín. En conjunción con la altura del sillín sirve para ajustar el ángulo de trabajo de la rodilla.
-Longitud de la biela. Importante para ajustar el ángulo de trabajo de la rodilla y directamente dependiente de la flexibilidad del deportista así como de la longitud de sus miembros.
-Medidas del cuadro, elevación del manillar, ancho del manillar y longitud de la potencia. Con todo este conjunto de medidas se intenta conseguir una postura mas adecuada, tanto para conseguir mas fuerza, como mas comodidad y evitar lesiones.
-Otros factores que se suelen tener menos en cuenta pero que también influyen, pueden ser la ropa utilizada, ya que por ejemplo, podemos usar un culotte con una badana cuyo espesor sea mucho mayor que otra y por lo tanto estamos variando la altura del sillín hasta el punto poder ocasionar una lesión. El modelo de zapatillas o sillín…
Como podéis ver, hay un sinfín de detalles que se pueden retocar y mejorar, pero no por ello hay que obsesionarse con todo ello. Las mejoras en rendimiento no son tan espectaculares como cabría esperar en algunos casos y el riesgo de lesión puede ser elevado si hacemos retoques sin conocimiento técnico. Un buen acercamiento para ciclistas aficionados es buscar una postura en la que te sientas cómodo y no tengas molestias. Si por el contrario quieres apurar factores como la aerodinámica acoplando la postura, quizás sea una buena idea hacer uso de la biomecánica profesional antes de incurrir en posibles lesiones.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados