¿QUÉ HAGO SI TENGO QUE PARAR?

En alguna entrada anterior del blog hemos comentado la importancia que tiene la constancia para evolucionar y obtener un óptimo estado de forma. En realidad, uno de los mayores errores de la gente que se autoentrena es que no lo hacen de manera constante. Y no es que no quieran hacerlo, sino que guiados por el ímpetu violan otro de los principios básicos del entrenamiento, que es es de la moderación. Cuando de manera moderada incrementamos el entrenamiento (tanto en volumen como en intensidad) tu estado de forma crecerá de manera sostenible semana a semana. Pero si por el contrario aplicas aumentos de carga demasiado elevados, o te saltas una semana de recuperación (compensación), lo que estás haciendo es elevar tu probabilidad de lesión, sobreentrenamiento, etc. Cualquiera de estas circunstancias romperá con esa constancia que es tan importante para mejorar. Cuando se produce un parón dentro de nuestro programa de entrenamiento se pierde la forma adquirida, de manera que es necesario dar un paso atrás y empezar de nuevo. Muchos atletas experimentan estas circunstancias 1 o 2 veces durante la temporada, de manera que nunca adquieren su máximo estado de forma.
En cualquier caso, incluso cuando la planificación es correcta y no hemos cometido fallos en los entrenamientos, es frecuente que surjan “parones”, de manera que es necesario modificar nuestro plan de entrenamiento para adaptarnos.
3 o menos días perdidos.
En este caso, debemos seguir entrenando como si nada hubiera pasado. NO hay que intentar realizar los entrenamientos que hemos perdido. Intentar aglutinar varios entrenamientos en pocos días puede tener el efecto contrario y ser una pérdida de tiempo.
De 4 a 7 días perdidos
Este suele ser el peor caso de tratar. Si el parón se debe a una enfermedad o lesión, como suele ser en la mayoría de los casos, seguramente tu cuerpo no estará preparado para volver a la rutina normal de entrenamiento unas vez superados lo problemas. La fisiología de tu organismo se habrá modificado por lo que no tendrás la misma capacidad para adaptarte a los entrenamientos. Generalmente, cuando volvemos a entrenar, tenemos un pulso elevado y la percepción de esfuerzo en superior para entrenamientos de la misma intensidad. Lo mejor es tomarse una semana de “puesta a punto” antes de volver la rutina normal de entrenamientos.
Si la pérdida de entrenamientos no se debió a una enfermedad, lo normal es que nos podamos incorporar a los mismos sin problemas. La idea general es considerar que esta semana ha sido una semana de descanso. Esto obviamente modificará nuestro calendario general de preparación, y habrá que realizar ciertos ajustes. Si estamos en el periodo de base una opción sería reducir la duración de este periodo en una semana. Otra opción es continuar con la planificación de base inicial, y reducir la duración de alguno de los otros macrociclos (construcción o especialización). Ninguna de las dos opciones es perfecta, pero este es el efecto de perder una semana de entrenamiento.
Una vez que hemos ajustado el calendario, lo normal es coger alguna de las sesiones perdidas, las que consideremos más importantes, y realizarlas una vez incorporados al entrenamiento. Evidentemente habrá que sustituirlas por aquellas sesiones actuales que consideremos menos importantes.
1 o 2 semanas perdidas
Si ya estábamos en el periodo de Construcción, lo normal es repetir la última semana del periodo de Base, y si todavía estábamos en el periodo de Base, no pasa nada por volverlo a empezar de manera completa. Lo ideal es repetir estas semanas hasta que nuestro pulso y percepción de esfuerzo sean normales.
Más de 2 semanas perdidas
Si nos encontrábamos en el periodo de Construcción deberemos volver a la última semana del periodo de Base, al igual que en el caso anterior. Si todavía estábamos en el periodo de Base, recomendamos retomarlo de nuevo desde su inicio. Para llevar un ajuste de nuestro plan de entrenamiento, lo ideal es recortar tiempo del periodo de especialización, construcción y base, por este orden. Esto nos da una idea de la importancia que concedemos a la Pre-Temporada.
El Equipo de Ciclociencia
Entrenamientos Personalizados

Un pensamiento en “¿QUÉ HAGO SI TENGO QUE PARAR?

Los comentarios están cerrados.